Pilates: combinación de gimnasia, yoga…

Pilates

Pilates es la combinación de gimnasia, yoga, ballet y kinesiología. Pilates es un método de acondicionamiento físico bautizado así en honor al fisiatra alemán Joseph Pilates, quien durante la Primera Guerra Mundial fue tomado prisionero y trasladado a un campo de trabajo británico donde tuvo que rehabilitar a soldados heridos. Para eso construyó una especie de camilla con resortes, cuerdas, pesas y pisos deslizantes a la que llamó “El reformer”. En la última década del siglo XX, la entusiasta empresaria argentina Tamara Di Tella estaba buscando un nuevo producto para el mercado y retomó ese invento, creando una de las técnicas más revolucionarias para modelar el cuerpo de la mujer moderna. “A mí me gusta inventarme nuevos productos e imponerlos. Es mi pasión. Pilates es de mi propia génesis, es autónomo y distintivo. En otras palabras, es mío”, dice quien en pocos años comercializó y popularizó el método en todo el mundo.

A favor

Fueron muchos personajes del deporte, el cine, la música y la danza los que se encargaron de publicitar la técnica a través de los medios, logrando una especie de furor incial. Pero lo cierto es que su vigencia se sostiene por sus propios méritos.
Porque Pilates reúne la filosofía del ejercicio occidental más dinámico y centralizado en lo muscular- con la oriental, que se concentra en el control corporal y la fluidez. ¿Cómo lo logra? A través de una serie de 500 movimientos muy concentrados y pocas repeticiones, que se realizan en una camilla muy parecida a la original. Los resultados se ven en el corto plazo y son muchos: corrige la postura, alivia tensiones, estiliza y tonifica el cuerpo, y hasta ataca la celulitis. Como si fuera poco, puede ser practicado por personas de la tercera edad, lesionados, embarazadas y gente con problemas físicos.

En contra

La misma Tamara Di Tella define a esta técnica como delicada y de alta complejidad y por eso aconseja no abusar de ella y practicarla siempre con la guía de expertos especialmente entrenados. De hecho, al contener elementos de kinesiología y ballet, su práctica indiscriminada o mal guiada puede causar lesiones.
Ese exhaustivo seguimiento personalizado y grupal de los profesores hace muchas veces que las sesiones no sean lo suficientemente dinámicas, según aseguran los seguidores de este método. Pero tal vez el aspecto más negativo es el económico: acceder a las camillas marca Pilates suele ser costoso y privativo para muchas personas.

Publicidad
Publicidad

Publicidad