Si dura mucho tiempo, ¿es mejor?

Si dura mucho es mejor

Por: Dr. Ezequiel López Peralta

Cuando lees este título se te pueden representar varias ideas acerca de lo que dura mucho, y seguro en algún momento pensaste en algo a lo que me quiero referir: el tiempo de duración del coito o penetración.

En esta época de sexualidad acrobática, damos por sentado que la penetración debe durar mucho tiempo, cuanto más largo mejor. Algunos hombres se obsesionan por técnicas de control infalibles, que los coloquen en el podio de los “larga duración”. Y algunas mujeres piensan que los tiempos bien extensos les van a garantizar un torbellino de orgasmos, más allá de las habilidades sexuales y de algunos estímulos particulares.

¿Será tan así? Veamos algunos escenarios posibles.

Un acto sexual demasiado corto te deja con la sensación de que ha pasado bastante poco y te quedaste con muchas ganas de seguir disfrutando. Salvo alguna eventualidad en momentos especiales en donde practicamos los “quickly” o “rapiditos”, si siempre las relaciones son tan breves pueden dejarte con un sabor de insatisfacción.

Otra situación posible es la opuesta, un coito que demora tanto que ya pasa de ser excitante a fastidioso. Luego de algunos minutos de intenso placer, comenzamos a dispersar nuestra atención y a perder concentración en los estímulos sexuales, por lo que dejan de ser efectivos. Así es como bajo la premisa de “cuanto más largo mejor” demoramos el orgasmo al máximo pero de manera innecesaria, cuando quizás una relación de tiempo más reducido hubiera cerrado perfectamente el círculo del goce pleno.

Definitivamente la mejor opción es encontrar una franja de tiempo deseable que no te lo va a dar la estadística, sino tu propia experiencia y la percepción de lo que es placentero para ti y tu pareja. Es el tiempo necesario para sentir, disfrutar, conectarse y practicar variantes. Se trata de encontrar tu propio modelo erótico, con independencia de los relojes externos que solo te van dar un parámetro general y que no siempre es el que te conduce a la satisfacción.

Publicidad
Publicidad

Publicidad