El sexo oral

Los mitos del sexo oral

Por: Dr. Ezequiel López Peralta

La práctica del sexo oral es cada vez más frecuente en las relaciones de pareja, sin distinción de edad. De hecho muchos hombres y mujeres dicen obtener mayor satisfacción de este juego erótico que del mismo coito. A pesar de esta “oralización” de la sexualidad, aún nos encontramos con mitos –es decir creencias erróneas- al respecto bastante difundidos. Quizás tú creas alguna de estas ideas que presento a continuación.

 El sexo oral es una práctica segura. Se suele pensar que en el sexo oral la probabilidad de contagio de infecciones de transmisión sexual es muy baja o igual a cero, por eso se relajan muchísimo los cuidados. Error. La mayoría de estas infecciones, incluyendo el VIH, pueden contagiarse por la práctica del sexo oral.

El sexo oral es sucio y antihigiénico. Depende del concepto de “suciedad” que tengas. Es verdad que en el sexo oral se transmiten diferentes microorganismos, pero eso también ocurre por ejemplo durante un beso profundo en la boca y otro tipo de juegos eróticos. Por supuesto que es bien importante la higiene genital previa a los besos, incluso puedes utilizar geles y cremas saborizados que se venden en las tiendas específicamente para hacer más agradable al gusto la práctica del sexo oral.

El sexo oral es pecaminoso o inmoral. Si bien es cierto que es cada vez menor el número de personas que piensan de esta manera, vale la pena destacar que –al menos desde el concepto de ética de la sexología- no es inmoral aquello que se hace entre personas adultas que prestan su acuerdo.

El sexo oral es para las prostitutas. En relación con lo anterior, es una creencia poco frecuente que escuchamos sobre todo en personas conservadoras. Disfrutar con el cuerpo de tu pareja y provocar su disfrute de diferentes formas es un derecho que tenemos todas las personas, y nada tiene que ver con el ejercicio de la prostitución.

El sexo oral tiene una técnica general que debemos conocer. Cada hombre y cada mujer disfrutan de determinados mecanismos y formas de sexo oral.  En general el hombre goza con estímulos más vigorosos y la mujer con roces y besos más suaves, pero de todos modos el momento, el ritmo, la presión, el lugar y la técnica es muy individual y específica.

Espero que estos conceptos te sean útiles para que tu “arsenal” de recursos eróticos siga creciendo.

Publicidad
Publicidad

Publicidad