El fetichismo como juego de placer

El fetichismo como juego de placer

Por: Dr. Ezequiel López Peralta

Técnicamente el fetichismo consiste en la atracción sexual producida por objetos inanimados. Esa atracción puede estimular el deseo, la excitación y también los orgasmos. En la mayoría de los casos el fetichismo es un juego que estimula el placer en los hombres, que de por sí somos esencialmente visuales en lo referente al sexo. Además, los objetos que dan lugar a esa estimulación están de alguna manera asociados a la mujer (en hombres heterosexuales, claro está) como los zapatos de taco alto, las medias, las tangas, los corcets, los anillos, los labiales. En otros casos estos objetos excitantes se asocian a determinadas prácticas sexuales consideradas como atractivas. Si a un hombre le gustan los juegos sadomasoquistas, quizás se sienta excitado al ver ropas de cuero, esposas, bastones o cuerpos vestidos con látex.

¿Cuál es el límite entre lo sano y lo patológico cuando hablamos de fetichismo? Considerando que en la mayoría de los hombres hay al menos una atracción parcial por ciertos objetos relacionados con lo erótico, no podríamos decir que esta atracción es de por sí un trastorno. Sí es un comportamiento complicado  cuando la presencia del objeto en cuestión es necesaria para poner en marcha la respuesta sexual masculina (es decir estimular su deseo, producir su atracción o el propio orgasmo), por lo tanto existe una dependencia.

Los juegos eróticos fetichistas pueden ser una muy buena estrategia para seducir sexualmente a un hombre, y es importante que las mujeres aprovechen este recurso. Con determinado vestuario, maquillaje, adornos y objetos complementarios podrán resaltar determinadas partes atractivas de su cuerpo, e incentivar las fantasías de los dos. El uso de estos accesorios nos permite “velar” parcialmente el cuerpo, estimulando el deseo a partir de lo que ocultamos. También los propios objetos o determinadas palabras y gestos sugerentes pueden ser una promesa de determinada fantasía a cumplir. Definitivamente en este arte de sugerir que es el erotismo, este tipo de juegos tienen mucho que aportar.

Publicidad
Publicidad

Publicidad