Cuando el trabajo se mete en la cama

Cuando el trabajo se mete en la cama

Por: Dr. Ezequiel López Peralta

No siempre es fácil ponerle límites a las tareas laborales, porque el mismo trabajo nos demanda o, también, nuestra personalidad nos lleva por ese camino. Incluso observo con mucha frecuencia otras situaciones adicionales, como el caso de quienes encuentran en sus desafíos del trabajo la principal fuente de autoestima, o el de obsesivos “trabajólicos”, pasando también por las parejas en crisis que toman su labor cotidiana como un desahogo o escape de sus conflictos.

Por otro lado, la tecnología que tanto nos ayuda a comunicarnos rápidamente y a resolver problemas prácticos, también conspira como para que las jornadas se extiendan hasta altas horas de la noche o incluso de la madrugada.

La vida sexual se ve seriamente afectada cuando dejamos que estas responsabilidades avancen más allá de lo deseable. La sensación de indiferencia y abandono en la pareja, el menor tiempo de intimidad, el cansancio físico y psicológico, producen una desconexión erótica que pone en riesgo a la sexualidad y por lo tanto a la relación como tal.

Varias veces escuché esa frase de que “no hay que vivir para trabajar, sino trabajar para vivir”, y creo que encierra mucho de cierto. Cuando notamos que algo de lo que comentaba antes está ocurriendo, debemos reflexionar y tomar medidas. ¿A qué le estamos escapando? ¿Qué conflicto estamos tapando? ¿Qué prioridades de la pareja debemos revisar? ¿Queremos seguir en pareja, o estamos comenzando una larga despedida?

Preguntarnos con claridad y respondernos sinceramente es fundamental. Lo que sigue es hacernos cargo de nuestra parte, no responsabilizar sólo al otro por lo que está pasando. Y si hay intenciones de seguir adelante plantear los cambios correspondientes tanto a nivel personal como de la relación de pareja. Todo debe tener su lugar preciso para que la vida funcione armónicamente: el trabajo, los espacios personales, los proyectos de pareja, la recreación, y por supuesto la sexualidad.

Publicidad
Publicidad

Publicidad