El lenguaje corporal y el idioma del amor

86534045

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas mujeres poco atractivas no tienen problemas en conquistar a los hombres? A pesar de la importancia del idioma, los mensajes más poderosos que emitimos provienen de nuestro lenguaje corporal.

El lenguaje de los bebés

Cuando nacemos, sólo podemos hablar con nuestro cuerpo, de modo que aprendemos la conducta humana mucho antes de ir a la escuela. Luego pasamos nuestra vida adulta reprimiendo lo aprendido, en el afán de conducirnos como criaturas sofisticadas. ¡No es difícil dar un paso atrás y aprender a leer los cuerpos ajenos, para luego usar el nuestro para decir lo que realmente queremos!
Algunas personas son por instinto mejores en el uso e interpretación del lenguaje corporal, pero todos podemos reaprenderlo. Si logras transmitir que eres una persona segura, amistosa, atractiva, y lo más importante, que te sientes atraída por la otra persona, conseguirás que se sienta relajada en tu compañía.

Lee las señales

Cuando estás en medio de un grupo, observa a los que te rodean: ¿te están mirando fijamente mientras conversan contigo, o están buscando con la mirada algo más atrayente? ¿Sus cuerpos están enfrentados al tuyo en una posición abierta, o están un tanto vueltos de costado, con los brazos o piernas cruzados? Hay muchas señales que te dirán si están realmente interesados: las miradas de ?reconocimiento? de corta duración, seguidas de contacto visual prolongado son siempre una buena señal. Si sonríes cuando te miran, a pesar de estar hablando con otra persona, das una señal afirmativa. Gestos como acomodarte el cabello, alisar tus ropas y perfilar tu figura son todos signos de que quieres ser mirada y apreciada.

Responde las señales

Lo más sexy que puedes hacer es lucir segura y feliz, ¡aunque no sea así como te sientes! Sonríe y estarás invitando a que te sonrían. Mira directamente a tu objeto de deseo durante un tiempo. Si tu presa finalmente se acerca, vuelve tu rostro hacia él, con las manos sobre la falda o a los costados, nunca cruzadas frente al pecho como una barrera.
Ahora puede comenzar la seducción verbal, así que relájate y comienza preguntándole cosas sobre él, y asegúrate de escuchar con atención. No hay nada más adulador y atractivo que alguien interesado en lo que piensas y quieres de la vida.

Tags

Publicidad
Publicidad

Publicidad