Compatibilidad astrológica: La mujer Escorpio

Escorpio

Para Escorpio la vida es una lucha constante. Sagaz y astuto, es un estratega, mueve las piezas en el tablero, como un arquero certero, siempre anticipando los resultados. Escorpio, representación de principios irreconciliables, es un signo de profundidades emocionales, pasiones extremas e intensas, relaciones complejas. Jamás se rinde, nunca entrega, más bien empuja con mayor fuerza, en su afán por sobrevivir y sobreponerse a lo que a veces parece imposible. Está en constante reafirmación de su capacidad y fortaleza para soportar los embates de la vida. Por ello, resguarda con fiereza, la energía que irradia desde su interior. La tendencia romántica e idealizadora de su naturaleza se contrapone inevitablemente a la imperiosa necesidad de develar lo que está oculto, los sentimientos más profundos subyacentes. En las corrientes subterráneas que se agitan no sólo en su interior también en el de los otros, pasiones que encuentran su resolución en la intensidad de la experiencia escorpiana de transformación y sanación. Sólo Escorpio puede transitar por este cúmulo de pasión e intensidad, incomprensible, la mayoría de las veces y, extraer un aprendizaje. Trasformación que le llevará al encuentro afectivo liberador.

La relación entre el hombre Aries y la mujer Escorpio… ¡Es apasionada e intensa! Ambos llevan al extremo sus emociones y sentimientos.  El hombre Aries voluntarioso, autoritario y agresivo encontrará frente a él una mujer que no se doblega, que siempre busca afirmar su personalidad. Aunque con grandes dosis de ternura se puede aplacar al fogoso Aries, jamás se le puede poseer por completo. Lo mismo va para la mujer Escorpio. Prudente, escéptica, suspicaz y astuta, cuenta con un innegable sentido práctico… ¡una voluntad férrea y una gran firmeza! Lo más resaltante de su carácter… ¡el dominio que tiene sobre sus emociones! Reservada, muestra una apariencia de calma y serenidad… ¡mientras en lo profundo de su ser, el volcán de sus emociones está en constante ebullición! La espontaneidad del hombre Aries contrasta con el halo de misterio con el que se cubre su compañera. La necesidad de ganar a toda costa y tener las cosas bajo control exacerba la pasión y vitalidad de Aries. Por ello, deberá aceptar… ¡Aún a regañadientes! que tiene poca o ninguna posibilidad de dominar e imponer su voluntad. En esta relación, la agresividad y la confrontación de fuerzas están presentes, pero de forma matizada, sutil y compleja y no carece de cierto “encanto”, al punto que pueden alcanzar una gran armonía pasional y espiritual. No obstante, llegará a su fin cuando una de las partes, agotada y sin reserva emocional, abandone el compromiso.

La unión entre el hombre Tauro y la mujer Escorpio está enlazada por la sensualidad y sexualidad, lo espiritual y mental. Sin embargo, siempre existirá cierta insatisfacción, cierta sensación de que falta algo. ¡Pareciera como si ambos estuvieran en longitudes de onda diferentes! Exigentes, testarudos e intensos disfrutan cada ocasión que les brinda la vida. Leales y comprometidos, para ellos, su relación está por encima de todo lo demás. El hombre Tauro reservado por naturaleza, siente cierta perturbación con las emociones. Por el contrario, la ultrasensible mujer Escorpio es esencialmente emocional. Su forma de manejar y expresar sus sentimientos incomoda al hombre Tauro, al punto que éste puede sentir amenazado su pacifico mundo, organizado y de buen gusto. Ella, misteriosa, casi críptica, analiza situaciones y personas. Su naturaleza inquisitiva le anima a profundizar. Tenaz y de emociones profundas, afronta con perseverancia y exigencia sus relaciones amorosas. Instintiva, se deja llevar por su temperamento combativo y apasionado y por su tendencia a las “escenas dramáticas”. Esta relación, que en ocasiones bulle como un volcán a punto de erupción, genera una gran atracción. Si ambos aprenden a evitar el acoso, a temperar el carácter, cuidan de no herir al otro con sus palabras disonantes y consideran reírse de sí mismos como terapia… ¡La felicidad no aflojará sus lazos!

Entre el hombre Géminis y la mujer Escorpio, existe un autentico interés mutuo. Ella admira la sinceridad y espontaneidad de su compañero, él su lucidez. Ante los problemas, forman un equipo capaz de ayudarse mutuamente hacia un futuro de felicidad.  La mujer Escorpio celosa y dominante deberá dejar en libertad a su compañero, más orientado al intercambio social. Él deberá hacer prueba de paciencia y tolerancia frente a las cóleras súbitas de su pareja. En ellos, queda la oportunidad de sacar a flote esta relación.

Entre el hombre Cáncer y la mujer Escorpio existe un entendimiento psíquico que escapa a lo terrenal. Él, afectivo y sensible, centrado en el otro, buscará afanosamente comprender a su compañera y compartir sus emociones. Por cierto… ¡Tarea nada sencilla! La mujer Escorpio, seductora y misteriosa, quedará prendada de la delicada sensibilidad del hombre Cáncer. Él, con una fuerte necesidad de protección y apoyo, de autoridad y guía se sentirá atraído por la fuerza y energía de su compañera. El hombre Cáncer, es el ejemplo típico del caballero amoroso, sensible y romántico, su corazón desborda de sentimientos y afectos. Y, es esto lo que busca la mujer Escorpio. Ella sabrá perdonar en innumerables ocasiones a su compañero, pero no aceptará sus cambios de humor y sus caprichos, cuando se siente contrariado. Si ambos aprenden a temperar su carácter, les espera una relación intensa y apasionada que los colmará afectivamente…  ¡en las buenas y en las malas!

El hombre Leo y la mujer Escorpio llevan al extremo sus emociones y sentimientos. Ambiciosos, dominantes y voluntariosos no les tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones. Esta pareja necesita tener el control de la situación y para ambos es difícil ceder espacio al otro.  El hombre Leo decidido y enérgico, querrá marcar la pauta. Si su compañera se rebela ante este imperativo, su vida en común se convertirá en un campo de batalla y la unión se irá al trasto… por el contrario si ella es hábil y cede, el hombre Leo se revelará como un compañero inigualable, encantador, generoso y juntos encontrarán el camino de la felicidad.

El hombre Virgo y la mujer Escorpio difieren en la forma como enfrentan la vida pero comparten la misma sagacidad y lucidez mental. La autosuficiencia amalgama su unión. Ella, más instintiva que racional, se deja llevar por su temperamento combativo y apasionado. Estimulará a su compañero a ser más audaz, a tener más confianza en sí mismo y a trasgredir los límites de su ordenada vida. Él apaciguará sus angustias mostrándole el lado material y práctico de la vida. La mujer Escorpio, con una fuerza y energía desbordante tiende a imponerse si sus exigencias no encuentran eco. Su compañero sin ninguna aptitud para someterse a su  voluntad, siente que pisa en “arenas movedizas”  Él puede brindarle seguridad material pero no… ¡una conexión emocional! Ella no aceptará por mucho tiempo no ser retribuida según sus expectativas. Sin considerar que su compañero tiene su propia forma de expresión emocional… ¡aunque no sea la que ella espera!  Así, esta pareja corre el riesgo de convertirse en una relación cerrada en sí misma, dónde es difícil mantener un diálogo. Ella demasiado agresiva y él más atento a su mundo interior… que no le queda otra salida que la huida.

En la relación, entre el hombre Libra y la mujer Escorpio, la comprensión puede ser difícil, por la naturaleza agresiva y posesiva de ella. La personalidad dubitativa de él, puede exasperar a su compañera, más determinada y enérgica. Aunque sensible a la gentileza, equilibrio y romanticismo de su compañero, sus celos, falta de tacto y necesidad de confrontación, de intensidad emocional, no juegan a favor. La búsqueda de equilibrio y la renuencia del hombre Libra a generar conflicto o herir los sentimientos de su pareja le conduce a hacer sacrificios, antes que expresar sus verdaderas emociones. ¡Simplemente cortará por lo sano! Dará vuelta a la página sin guardar rencor…

La relación entre el hombre Escorpio y la mujer Escorpio será cualquier cosa menos sencilla… ¡ambos templarán sus nervios antes de salir al ruedo! Su fuerza e intensidad emocional, aunque comparable a la de los signos de Fuego… en esta materia, cuando ellos cruzan la meta, aquéllos ni se ven a lo lejos.  Cada uno intentará ganar en cualquier terreno, sin dejar espacio para maniobrar. Delicada y misteriosa, la mujer Escorpio guarda en lo más profundo de su ser, las emociones. Siempre dispuesta a vivir nuevas experiencias, es sinónimo de pasión, de sentimientos extremos. Si se siente defraudada, no dudará, ni por un segundo, en sacar el aguijón. Podríamos presagiar, casi sin temor a equivocarnos que en su vida en común, después de la tormenta llega… ¡otra tormenta! Ninguno querrá mostrar al otro, la profundidad de sus sentimientos, pues sienten que quedan expuestos, vulnerables. A pesar de la gran atracción que existe entre ellos, continuarán anclados en el orgullo y la independencia, ocultos en su caparazón. Queda por saber cuál de los dos dará el primer paso para liberarse. Si lo logran, el amor y la pasión, los acompañarán hasta el final.

En la relación entre el hombre Sagitario y la mujer Escorpio… ¡se confabulan los dioses! El optimismo característico y confianza en sí mismo del hombre Sagitario es un soplo de aire fresco para la desconfiada y misteriosa Escorpio. La formidable energía psíquica de ella, es un poderoso apoyo para su compañero. Emocionalmente vulnerable, intensa y apasionada, sensible y generosa se dejará seducir por este caballero, benévolo y cálido, con un sentido innato de la autoridad. Un trotamundos de corazón, el hombre Sagitario dará lucha con la necesidad de libertad, aunque a veces requiere un punto de apoyo. Para evitar situaciones conflictivas, la mujer Escorpio deberá temperar su naturaleza posesiva y dominante y él, sintonizar afectivamente con sus necesidades, dejándole ver el lado claro y brillante del amor.

La unión entre el hombre Capricornio y la mujer Escorpio provee las bases para una relación difícil, pero… ¡emocionalmente nutritiva y profunda!  Extremadamente posesivos, cada uno espera retener al otro… ¡hasta que colisionan! La mujer Escorpio es más bien reservada, creativa,  con una voluntad a toda prueba y una penetrante intuición. Por su parte, el hombre Capricornio, se relaciona con dificultad y mantiene un férreo control sobre sus emociones. Su estima, difícil de ganar, es eterna, al igual que sus sentimientos, prueba de una gran lealtad y dedicación. Compañero ideal para la mujer Escorpio, que le brindará la tan anhelada independencia, el espacio emocional y la libertad necesaria para asumir su propia vida.  Sin tener que dar cuenta sobre como hace uso de su tiempo. Para evitar situaciones conflictivas, ella deberá calmar sus celos y él, mostrarse más flexible y tolerante. Si ambos hacen prueba de inteligencia, pueden lograr sostener esta relación. Se sienten seguros el uno del otro. La mujer Escorpio, es capaz de develar, que bajo el aspecto frío y severo de su compañero Capricornio, se esconde una naturaleza afectuosa y un corazón generoso. Éste, por su parte se irá distendiendo gradualmente gracias al contacto con su compañera.  Una vez que aprenden a confiar el uno en el otro, es tiempo de comprometerse… ¡sin reservas y confiarse lo que guardan sus corazones!

La relación entre el hombre Acuario y la mujer Escorpio es estimulante. El interés intelectual de Acuario se fortalece con la intuición, perspicacia y sagacidad de la mujer Escorpio. Pero el escollo en el camino a la felicidad es su agresividad, frente a la cual su compañero se sentirá frágil y fuera de foco.  Ella soportará mal el estilo “bohemio”, rebelde del hombre Acuario. Idealista no siempre tiene claro lo que quiere y le cuesta distinguir entre la amistad y el amor. Posesiva y dominante, la mujer Escorpio, en vez de atemperarse, escala exponencialmente con la naturaleza individualista e independiente de su compañero… el cual probablemente no cambiará porque las demandas de la mujer Escorpio son incompatibles con su esencia.

El hombre Piscis y la mujer Escorpio, se comprenden sin palabras, son capaces de adivinar las intenciones y motivaciones del otro y sintonizan en los planos sensual y psíquico. El destino de esta relación puede sorprender. Ya sea porque lo que se espera no ocurra o, lo que no se anticipaba, sucede. Entre ellos hay fascinación, intensidad y misterio, factores que no siempre conducen a la felicidad. Aunque ambos pertenecen a signos del elemento Agua, sus visiones de la vida, son muy diferentes. En lo que sí concuerdan es en primar lo emocional sobre lo racional. La mujer Escorpio, enérgica y decidida, deberá asumir y manejar la realidad, la cotidianidad. A lo que no se opondrá su compañero, quien es más bien un idealista, un soñador, vive en su propio mundo de sentimientos idealizados. Cree en el amor incondicional… por ello su aparente desapego.  Atento a las injusticias de la vida para asumir una causa. Ella, puede no tener siempre dominio sobre la expresión de sus emociones, pudiendo extralimitarse. La necesidad de ganar a toda costa y tener las cosas bajo control exacerba a su compañero. Si logran equilibrar sus emociones y afectos… ¡su dicha no tendrá límites!

Publicidad
Publicidad

Publicidad