Compatibilidad astrológica: La mujer Acuario

Acuario

La mujer Acuario, es idealista, amante de la libertad, humanitaria, y canaliza su vibrante energía hacia su actividad profesional y a la defensa de la justicia. Poco convencional, siempre mantiene una actitud de rebeldía frente al status quo. Imaginativa, creativa y original su pensamiento se anticipa a su época. En el plano emocional es impredecible, desapegada e independiente. Le cuesta entregarse completamente a otra persona en una relación. Ante todo, valora la compatibilidad intelectual. Acuario se entrega con generosidad, sin esperar nada a cambio. No obstante, bajo esa apariencia fría y autosuficiente, se esconde una persona muy sensible y con una fuerte necesidad de reconocimiento. Ingeniosa, atraída por la originalidad y las personalidades singulares, prefiere la espiritualidad al materialismo, los mensajes complejos del universo a la vida cotidiana. De opiniones e ideas fijas, ama ante todo la libertad. Utópica, excéntrica e inadaptada para la vida cotidiana Acuario es un signo con una gran fuerza interior que extrae de lo más profundo de su ser…  ¿Qué espera la mujer Acuario?

El hombre Aries y la mujer Acuario, envueltos en una relación, deberán tener los nervios de acero. Alérgicos a cualquier clase de ataduras que limite su espacio personal, disfrutarán de lanzarse en nuevas experiencias pues comparten el mismo entusiasmo por la aventura. El espíritu indomable de Acuario no conoce el significado de la palabra soledad. Ella más reflexiva ayudará a su compañero a considerar las consecuencias de sus actos. Él, algo renuente a aceptar la libertad que su compañera requiere, aceptará con agrado mantenerse en el redil. La complicidad entre ellos es como la pólvora del cerillo o fosforo que puede encender grandes fuegos y pasiones… ¡Una unión bendecida por los dioses!

La relación entre el hombre Tauro y la mujer Acuario, a simple vista parece difícil, pero pueden lograr un compromiso y equilibrio casi perfectos, siempre y cuando tomen de manera constructiva sus intereses disímiles. El hombre Tauro, es posesivo y terrenal, apegado al hogar y a los bienes materiales, mientras su compañera es despreocupada, individualista e independiente, sin apegos terrenales. Ella, se afana por mantener su independencia, quiere verse libre de limitaciones. Le agrada viajar, conocer nuevas culturas, los encuentros e intercambios de ideas.  Su filosofía de vida se basa en la igualdad. Está abierta a todas las posibilidades y defenderá a “capa y espada” sus creencias.  Por ello, no debe extrañar a su compañero, que abroga por relaciones exclusivas, que esta “rebelde sin causa”, le proponga mantener “relaciones abiertas”. A la mujer Acuario le cuesta conectarse con sus sentimientos… actitud que puede enfurecer a cualquiera que mantenga una relación afectiva con ella… ¡Su frialdad puede resultar decepcionante!

Libertad e independencia son cualidades que definen la unión entre el hombre Géminis y la mujer Acuario. Ambos comparten la misma pasión por la faceta intelectual de sus personalidades. Se caracterizan por el deseo de incorporar y trasmitir pensamientos e ideas nuevas. El hombre Géminis es versátil, encantador, de orientación más bien intelectual, vivaz, feliz y sociable. La mujer Acuario es por naturaleza, benévola, expansiva y franca, siempre rodeada de amigos. Su compañero Géminis, apreciará esta faceta de su personalidad, así como, su lado excéntrico e inconforme.  Ambos experimentan una gran necesidad de libertad. Por tanto, deberán hacer uso de ésta sin exceso preservando siempre el acuerdo. Otro escollo a vencer es el desapego emocional, propio de los signos del elemento Aire. Géminis afectivamente frío, tiende a cortejar sin involucrar sus emociones y a veces mantiene varias relaciones a la vez. La naturaleza desapasionada e independiente de Acuario, la distingue. En esta relación disfrutarán… ¡del ingenio y la creatividad para colorear sus vidas!

Un tanto a favor en la relación entre el hombre Cáncer y la mujer Acuario, es que cada uno mora en su propio mundo de fantasía. En esta unión, el hombre Cáncer requiere estabilidad y seguridad material y financiera, enfoque que puede dejar indiferente a su compañera. Ella está más en sintonía con los valores espirituales. Diferencias que podrían abrumar a otros, pero no a esta pareja. La mujer Acuario, es capaz de hacer notables concesiones para conservar el amor de su dulce compañero, incluso si él establece, en la vida en común, un orden y un confort que su naturaleza tiende a despreciar. Él, por su parte, debe aprender a reconocer estas manifestaciones de su pareja.

La relación entre el hombre Leo y la mujer Acuario, aunque por posición en la rueda zodiacal son signos opuestos, lo cierto es que la complicidad entre ellos funciona mejor en el plano de la amistad. ¡Juntos no se aburrirán jamás! Pero, envueltos en una relación sentimental, deberán tener los nervios de acero. La mujer Acuario, extrovertida y social, puede encontrar a su compañero arrogante y algo narcisista, mientras que el hombre Leo, puede reprocharle que se pierda en teorías en lugar de actuar. El hombre Leo, creativo, intuitivo, con capacidad de mando es generoso y tolerante. En el amor, muestra la intensidad de sus afectos, es expresivo, afectuoso y le agrada sentirse amado. Sin embargo a la mujer Acuario le cuesta identificarse con su naturaleza emocional. Ella más reservada y controlada en la forma de abordar sus afectos, colisiona con la intensidad del hombre Leo a la hora de expresar sus emociones.  Ambos, compatibles intelectualmente,  necesitan lograr acuerdos a la hora de comunicarse afectivamente.

La comprensión entre el hombre Virgo y la mujer Acuario, puede ser difícil de lograr.  Aunque ambos valoran el intelecto, tienen visiones de la vida muy diferentes. El hombre Virgo, calmado, estable y racional, asume con seriedad y sentido práctico las responsabilidades. Prefiere la confortabilidad de su hogar, sin mayor curiosidad hacia los otros. Le cuesta expresar lo que piensa y siente interiormente. Por ello, la mujer Acuario puede encontrarle demasiado silencioso y misterioso. No se siente identificada con la manera realista de concebir la vida y el amor de su compañero Virgo. Cada uno se guía por su propia verdad, sin dejar espacio para la mediación. La mujer Acuario, sociable e impersonalmente amistosa, encara la vida desde su intelecto. Su compromiso emocional es más bien con su actividad profesional. Le desagrada todo lo que la limita. Rebelde e individualista, sigue su camino, aprendiendo a su manera. En el amor, es fría y desapegada e al igual que su compañero “piensa” el amor, más que sentirlo. El hogar es importante para ella, como símbolo de estatus. Él aportará a la relación la seguridad material y financiera, mientras ella, acercará a su compañero al dinamismo del mundo exterior.

Entre el hombre Libra y la mujer Acuario existen todas las condiciones para armonizar su relación. Comparten el mismo interés intelectual, detestan la injusticia y el sufrimiento de los demás y están dispuestos a aportar su granito de arena para cambiar el mundo. Pero a diferencia de su compañera que desdeña lo material, el hombre Libra ama el lujo, las cosas bellas y el confort. Aunque respetará la libertad de su compañera, aportará el sentido del trabajo en equipo, élla, a su vez, encontrará en él la posibilidad de establecer una relación afectiva. Generosos por naturaleza, encontrarán el camino a la felicidad.

La relación entre el hombre Escorpio y la mujer Acuario es estimulante. El interés intelectual de Acuario se fortalece con la intuición, perspicacia y sagacidad del hombre Escorpio. El escollo en el camino a la felicidad es la agresividad, frente a la cual ella se sentirá frágil y fuera de foco.  Él soportará mal el estilo “bohemio”, rebelde de la mujer Acuario. Idealista no siempre tiene claro lo que quiere y le cuesta distinguir entre la amistad y el amor. Posesivo y dominante, el hombre Escorpio, en vez de temperarse, escala exponencialmente con la naturaleza individualista e independiente de su compañera… la cual probablemente no cambiará su manera porque las demandas del hombre Escorpio son incompatibles con su esencia.

El hombre Sagitario y la mujer Acuario, dos seres que defienden a capa y espada su libertad e independencia. Por ello, cuesta imaginar cómo podrían comprometerse en una relación tan convencional como el matrimonio. Forman una pareja basada en la confianza, donde cada uno está consciente de la necesidad de libertad del otro y no tienen ningún reparo en concederla, pues es necesaria para su pleno desarrollo emocional y afectivo.  Él, exigente y tenaz admira la inteligencia de su compañera. La mujer Acuario estimula el espíritu de aventura y el gusto por el riesgo de su pareja. Ni instintiva, ni impulsiva posee una suerte de desenvoltura que no es más que una manera elegante de minimizar sus emociones, sus sentimientos personales. Tampoco es apasionada, ni controladora… por tanto no corre el riesgo de chocar con el ego de su compañero.    ¡Juntos no se aburrirán jamás!

El hombre Capricornio y la mujer Acuario, tienen visiones de la vida diferentes y pocos intereses en común. Al hombre Capricornio le costará entender y más aun aceptar la incapacidad de su compañera para comprometerse y asumir responsabilidades, mientras que la mujer Acuario no se sentirá cómoda en una relación con una persona tan rigurosa y moralista. En el terreno de la amistad o de las relaciones profesionales esta pareja es imbatible, maravillosamente complementarios, logran superar la prueba del tiempo. Pero, en el amor… es otra historia. La mujer Acuario es como una “brizna de paja en el viento”, perpetuamente en movimiento, sin anclas que la fijen a tierra. El realismo, sentido de organización y estructura de su compañero la exceden. Para ella, lo inesperado y la improvisación marcan su ritmo de vida.  El hombre Capricornio, posesivo y terrenal, se dará cuenta casi de inmediato, que su compañera, no soporta ninguna clase de restricción o traba y menos aún verse privada de su libertad, aunque sea en una jaula de oro. La mujer Acuario es despreocupada, individualista e independiente. Al igual que a su compañero, le cuesta establecer contacto emocional con sus sentimientos… ¡Terreno de arenas movedizas para Capricornio! Él, es muy conservador, exigente, racional y en el amor es ¡súper precavido! No se toma nada a la ligera, pero una vez que se decide es para siempre.

El hombre Acuario y la mujer Acuario. La piedra en el camino de las parejas que comparten el mismo signo zodiacal, es que cada uno conoce al otro a través de sí mismo, es como si cada uno viviera una especie de “déjà-vu”… ¡Sin sorpresas! No tienen a su disposición cualidades complementarias que con frecuencia garantizan el equilibrio de la relación. No obstante comparten numerosos puntos en común que pueden conducirlos a construir una unión profunda emocionalmente y estable en el tiempo. Acuario se entrega con generosidad, sin esperar nada a cambio. No obstante, bajo esa apariencia fría y autosuficiente, se esconde una persona muy sensible y con una fuerte necesidad de reconocimiento. Ingeniosos, atraído por la originalidad y las personalidades singulares, prefieren la espiritualidad al materialismo, los mensajes complejos del universo, a la vida cotidiana. De opiniones e ideas fijas, aman ante todo la libertad. Utópicos, excéntricos e inadaptados para la vida cotidiana Acuario es un signo con una gran fuerza interior que extrae de lo más profundo de su ser.  El hombre Acuario es como un soplo de aire fresco. Su creatividad, imaginación y perspectiva única sobre las cosas son a la vez, fascinantes y estimulantes. Imaginativo, inclinado a las extravagancias, enemigo declarado de las rutinas sexuales, el hombre Acuario es un amante singular. Conjuga sexo y ternura, con espontaneidad. Del tipo: “todo o nada”, en el amor, la mujer Acuario es sencillamente fascinante, una verdadera exploradora de nuevas experiencias. Imprevisible, nada convencional, de mente abierta y algo excéntrica, detesta el drama, las complicaciones, los complejos y tabúes. La mujer Acuario posee un gran corazón, una imaginación ilimitada y sus deseos no conocen límites.

Idealistas, poco prácticos, ni el hombre Piscis, ni la mujer Acuario desean asumir las riendas de la relación. Comparten el mismo enfoque humanitario, pero no tienen necesariamente la voluntad y determinación para construir juntos un hogar sólido. Ella, la razón, él la intuición. Esta diferencia, es parte del atractivo que los une, pero ninguno  sabe cómo entrar en el universo del otro. Compasivo, empático, adaptable a las circunstancias, el hombre Piscis es inaprensible, un verdadero “escapista” de las responsabilidades. Poco estable, tanto en su vida profesional como afectiva, necesita de una compañera que le ayude a anclarse a tierra, con un fuerte sentido común y realista. Por supuesto, la mujer Acuario no encaja en esta propuesta. Encantadora y reservada, a ella, le es cuesta arriba mostrar sus sentimientos. Prefiere ocultarlos tras una actitud amistosa, fría y distante. Así, sin poder sintonizar emocionalmente la relación se erosionará rápidamente… ¡sin escenas, ni dramas!

Publicidad
Publicidad

Publicidad