Poniendo las finanzas en orden

Poniendo las finanzas en orden

Por: Juan Fernando Montesdeoca

En esta nueva sección hablaremos sobre diversos temas económicos que pueden ser de tu interés y te daremos consejos prácticos y efectivos para manejar mejor tus finanzas.

Hay un par de dichos que desde muy niño le escuchaba decir a mi padre y encierran una gran enseñanza:

“La clave no está en cuanto ganas, sino en cuanto retienes de lo que ganas” y “el que paga lo que debe sabe lo que tiene”.

Muchos negocios desaparecen anualmente no por falta de éxito en lo que hacían, sino porque fallaron en el manejo de las finanzas del mismo. No debemos olvidar que cuando nos casamos se establece una “sociedad conyugal”, que más allá del amor incondicional que le profesamos a nuestra pareja, debe ser una sociedad exitosa y rentable para poder realizar todos aquellos proyectos que tanto deseamos.

Uno de ellos, la compra de nuestra propia casa. Pero no se trata solo de comprarla sino de lograr pagarla por completo en algún momento.

La crisis económica por la que atraviesa el mundo desde hace ya unos años, fue causada por muchas entidades que le permitieron a la gente comprar propiedades que no podían pagar, y no con esto quiero exonerar de responsabilidad a todas esas personas que sabían que no podrían pagar en algún momento sus préstamos por su nivel de ingresos, pero pensaron que los precios de las propiedades seguirían aumentando alocadamente que aún vendiendo unos meses después de comprarlas, ganarían dinero. Lo que sucedió fue un colapso hipotecario que desencadenó una crisis económica global sin precedentes desde la gran depresión de 1930.

Lo que le pasa a Estados Unidos y a otros países actualmente con los obligados recortes al gasto público, es el claro ejemplo de lo que pasa cuando gastamos más de lo que ganamos.

Y es que el gran mundo de las finanzas internacionales y de Wall Street no es tan diferente al que manejamos en nuestras finanzas personales. Al final, todo se reduce a una operación matemática muy simple. Lo que recibo menos lo que gasto igual perdida o ganancia.

Es importante entender cuál es tu situación financiera actual, y para ello lo primero es hacer una lista detallada de los gastos mensuales. Empieza por los gastos fijos y no olvides incluir lo que gastas en dinero en efectivo y tarjetas de crédito (no el pago mínimo mensual). Te sorprenderás de la cantidad de dinero que puedes estar gastando en diversión y en cosas que no necesitas.

Este ejercicio te permitirá saber cómo fluye tu dinero e identificar las áreas de mejoramiento. Por ejemplo, si detectas que estas gastando mucho dinero comiendo por fuera, esa es una oportunidad para poner límites y hacer que ese dinero cumpla una mejor función en tu hogar.

 

Publicidad
Publicidad

Publicidad