Sagitario y su casa

Sagitario

(22 de noviembre– 21 de diciembre)

La casa parece un dominio poco adecuado para un dios del cielo como Zeus. Sagitario, fiel a su naturaleza, se las ingenia para organizar una estancia cómoda… ¡siempre y cuando no se sienta acorralado por la vida hogareña! Si este fuera el caso, los nacidos con este emplazamiento solar, se encuentran como el genio de la lámpara mágica, un espíritu libre y expansivo esperando escapar de su cautiverio.

Invierten tiempo y esfuerzo en instalar la casa de sus sueños. Es aconsejable que se aseguren desde un principio de contar con el espacio suficiente para moverse de un lado al otro de sus dominios. Su naturaleza orientada a la libertad, prefiere vivir de un modo más natural, ecológico, más allá del que ofrecen las grandes urbes, por ello, un loft les permitiría una visión panorámica sin obstáculos y ambientes despejados. Si cuenta con una terraza, mejor aún.

El cerramiento de la terraza, con paredes bajas y techos de cristal, toldos móviles internos para regular la entrada de luz natural, permite mantener la sensación de estar al aire libre. Como complemento, un pequeño jardín que se extienda hacia el interior, constituiría un acogedor oasis para Sagitario. Los tonos claros, en paredes y tapicerías, tienen el propósito de continuar iluminando la casa. El resultado: espacios ligeros, nada recargados, espaciosos e inmersos en el verde.

Para mantener el estilo, muebles de media altura, de líneas rectas y sencillas, que no obstaculicen el paso de la luz. Como complemento, objetos de los diferentes lugares por los que ha viajado y que tienen un significado. Todo inmerso en una atmósfera cálida y elegante, jamás demasiado sobria.

Las flores frescas, con sus alegres colores, animan la armonía y potencian el flujo de la energía positiva en el interior de la casa. La peonía, el crisantemo, el loto, la magnolia y la orquídea simbolizan la buena fortuna y las situaciones felices.

Elementos para la decoración de interiores

Equilibrios y Armonías. Sagitario, signo de fuego, Yang. El elemento Fuego, es energía en estado puro, “chispa de vida” y el poder de la renovación. Es el mediador entre lo visible e invisible, la luz y la obscuridad, la energía y la forma. Para activarlo cuelga cristales de plomo tallado (más brillantes, resuenan con mayor sonoridad y es más resistente que cualquier otro vidrio) en una ventana para introducir la energía del sol en tu casa y espejos en lugares estratégicos para que la luz del sol se refleje.

Publicidad
Publicidad

Publicidad