El desarrollo de tu bebé

El desarrollo de tu bebé

La mayoría de los padres desean hacer cualquier cosa para ayudar a su bebé a aprender y a desarrollarse; y es muchísimo lo que se puede hacer para ayudar a crecer a los niños. De hecho, una gran cantidad de padres probablemente ya estén ayudando a su bebé sin tan siquiera darse cuenta. Los expertos mantienen que cada nana, cada palabra, cada contacto visual o cada abrazo que recibe el bebé, sirve al propósito del desarrollo.

“Para desarrollarse con normalidad, los bebés necesitan algo más que comida”, mantiene Meri Wallace, terapeuta de niños y autora de varios libros relacionados con el tema. “Todo lo que se hace de una manera sensible y cariñosa, apoyará el desarrollo del bebé. Un bebé que no reciba este cariño, a pesar de estar siendo alimentado y cambiado de manera regular, no prosperará o no se desarrollará de manera normal.”

Durante el primer año de vida, el bebé se desarrolla de muchas formas: físicamente, cognoscitivamente y emocionalmente, pero en los primeros meses, el aspecto más importante en el desarrollo del bebé es el sentido de la confianza y la conexión con sus padres, dice Wallace. “Los niños aprenderán cómo sentarse, pararse y caminar. Es un proceso de maduración que ocurrirá en algún momento, pero la construcción del vínculo y el sentido de la confianza en sí mismo no ocurrirá sin la ayuda de los padres”, explica.

Por supuesto que el bebé también hará grandes progresos en el desarrollo físico y cognoscitivo durante su primer año, según el Dr. Robin Chernoff, director de una unidad de comportamiento familiar en el Johns Hopkins Children’s Center. El primer año de vida estará marcado por el desarrollo de las habilidades de la motricidad fina (levantando cosas y moviendo objetos de una mano a otra) y de motricidad gruesa (gatear y caminar). Aunque durante los primeros 12 meses de vida el bebé susurre, balbucee y hasta posiblemente diga unas cuantas palabras (tales como mamá y papá), las destrezas del lenguaje no despegarán hasta el segundo año.

La importancia de los padres en el desarrollo del bebé es vital, mantiene Wallace. No se puede acelerar el proceso del desarrollo, es decir, el bebé caminará cuando esté listo para hacerlo, pero éste sí se puede retrasar si los padres no colaboran. “Si se mantiene al bebé todo el tiempo en la cuna, éste aprenderá a caminar más tarde de lo que lo haría en caso contrario”.

Publicidad
Publicidad

Publicidad