Control del recién nacido

Control del recién nacido

Control diario

La partera controla al bebé en el momento del nacimiento pero es importante que tenga en cuenta diversos factores.

Primero, evalúa el color y el tono del bebé para asegurarse de que no haya signos de ictericia o debilidad en los miembros y monitorea el patrón respiratorio del bebé. Revisa además las fontanelas (áreas blandas en el cráneo de los bebés donde los huesos no se han fundido todavía) para confirmar que no estén hundidas, lo que puede ser una señal de deshidratación.

Ojos y boca

Siguiendo con su análisis, la partera analiza los ojos del recién nacido para descartar el peligro de una infección pegajosa, que puede presentarse ya que el recién nacido no puede producir lágrimas durante el primer mes. Luego controla la boca para asegurar que no se presenten síntomas de dificultades para hablar, labios agrietados o aftas orales.

Piel y cordón umbilical

En la piel la partera busca marcas de nacimiento, erupciones o y cuenta los dedos de manos y pies.
Controla además el cabo del cordón umbilical para asegurar primero que la abrazadera esté en su lugar, y después que se esté secando y no se esté infectando. Finalmente la partera confirmará que el bebé se esté alimentando regularmente, y que sus descargas de orina y movimientos intestinales sean normales.

Publicidad
Publicidad

Publicidad